HERBÍVORO, CARNÍVORO U OMNÍVORO.


Ya escribimos sobre el origen del apéndice de escuetamente. Pero en este post quiero desarrollar de forma más completa el papel del apéndice y como afectó este a nuestra dieta, resolviendo así el debate entre si somos herbívoros, carnívoros o omnívoros.

Hasta hace pocos años, la comunidad médica pensaba que el apéndice era un órgano vestigial sin función alguna. Por eso, una vez eliminado, por ejemplo por una inflamación de la apéndice o apendicitis, no se sentía cambio alguno en nuestra salud.  Pero esta suposición se basaba únicamente en el desconocimiento de la función de este órgano. 

En el libro "El médico" (no leáis el siguiente párrafo si lo queréis leer en un futuro) uno de los problemas que se presenta es que, dado que hace 500 años era "pecado" diseccionar cuerpos humanos, se utilizaban cuerpos de animales para intuir como estaba conformado el cuerpo humano en su interior. El animal más utilizado, por su parecido, era el cerdo, pero este tenía una sutil diferencia anatómica comparado con nuestro cuerpo, no tenía apéndice. Por eso, los médico de entonces, temían la apendicitis por su fragante mortalidad y la incapacidad de no poder curar al paciente. Con los años se descubrió que el apéndice podía matar a la persona por una infección de esta y, que el apéndice era una característica humana.

Dado que no tenía un papel definido, y era totalmente prescindible, se llegó a la conclusión de que no servía para nada, que no tenía utilidad. Que eran restos de un antepasado anterior, según la teoría Darwiniana. ¿pero qué antepasado? Los antepasados más cercanos vivos, son los simios, en concreto los chimpancés y bonobos. Los cuales, parecen tener un apéndice similar al nuestro, por tanto, no añadía más información a la que teníamos a la hora de empezar la búsqueda. 

Si ampliamos la búsqueda, se observa que los animales vegetarianos y mamíferos, como por ejemplo los caballos, poseen un apéndice superdesarrollado, de hecho deja de llamarse apéndice para llamarse ciego. Una cavidad del colon donde las bacterias fermentaban y digerían los alimentos de origen vegetal. Y aunque nosotros también tenemos una parte del intestino grueso llamada "ciego", el de los animales vegetarianos, es muchísimo mayor. En teoría, se entiende que el ciego sirve para digerir, para extraer los nutrientes, a aquellos alimentos de difícil digetión, como son los vegetales, las hojas. Al empezar a alimentarnos de otros productos, de proteínas, de carnes, con una mayor velocidad de putrefacción pero también con mayor capacidad de desprenderse de sus nutrientes, el ciego se fue reduciendo, empezaba a ser inservible. Dado que empezaba a ser una parte del cuerpo hiperdesarrollada para la función que representaba, nuestro cuerpo empezó a reducirlo como forma de ahorrar energía. En la naturaleza, nada se desperdicia. 

Por tanto, aunque nuestro origen alimentario fue herbívoro, nuestra capacidad de adaptarse a otros alimentos más nutritivos nos permitió alimentarnos también de la carne. Esto no parece extraño cuando observamos a las comunidades de chimpancés (y otros simios) que de vez en cuando cazan y comen, otros simios, ciervos pequeños, jabalíes, insectos y pequeños reptiles. Por tanto, al igual que ellos, nosotros somos omnívoros.
 

Existe una controversia dado que el papel del apéndice no tiene un papel muy definido. Si bien la mayoría de los expertos consideran que su función es la de mantener bacterias capaces de digerir la celulosa. Otra gran vertiente apunta a una función más inmunológica, similar a la del bazo y relacionada con el sistema linfático. Es fácil que aquellos órganos vestigiales, al perder su función principal, adquieran otra función. De todas formas, puede que estas dos opiniones, en teoría diferentes, puede que tengan muchos puntos en común.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

quizá te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...